Sierra Norte: Pueblos mágicos en desgracia

Observatorio Desarrollo Regional y Pobreza.

Dr. A. Chávez Palma   Fac-ECONOMIA—BUAP

No bastan los programas sociales asistencialistas ni bautizar como “mágicos” a los pueblos cuya tradición milenaria se ve limitada por la pobreza y la Alta Marginación; hay que enfocar y coordinar políticas económicas, de gobierno y políticas sociales para reducir la pobreza y la desigualdad, así como su perpetuación que ahondan las tragedias . Reducir la pobreza y la desigualdad debe ser un “macro objetivo” y una política de marco de acciones intersectoriales e interinstitucionales. En especial, se requieren medidas económicas para reducir la pobreza y evitar que se herede de generación en generación. No se debe asignar el “combate a la pobreza” a una dependencia ni mucho menos a un programa o a un improvisado Secretario como el de la SEDESO en Puebla (premio político por los favores prestados) que es un neófito en la materia.

Zacatlan
Recuperado:

El gobierno no termina  con la dispersión de programas. No institucionaliza ni articula políticas integradas que garanticen derechos sociales y generen oportunidades de ingreso y afrontar el rezago educativo por lo menos. En cambio basa su relación con estas comunidades en dádivas de miseria, y de “apoyo” que más bien son de control político en los municipios. Urge terminar con la proliferación actual de programas dispersos, de bajas coberturas, poca efectividad, baja transparencia y amplio margen de clientelismo y uso político como premiar al presidente del PANAL de manera frívola. La torcida visión oficial no  evita la tentación de concentrar el esfuerzo en modificar las variables usadas en la medición de la pobreza de manera aislada. Las carencias afectan derechos sociales que se deben garantizar progresivamente, sean mágicos o no.

Hay que evitar las ocurrencias, la opacidad y la simulación que prevalecen en estos seis años. Se requiere mejorar la capacidad institucional y garantizar la transparencia y la rendición de cuentas para generar procesos articulados en el territorio y que lleguen a los hogares y las personas. La pobreza no se resuelve mágicamente. Pueblo mágicos en su increíble pobreza Las políticas frente a la pobreza requieren herramientas de planeación y monitoreo transparentes, en plataformas de datos abiertos y con amplia participación de la sociedad civil. Los procesos articulados se centran en la provisión / atención final al “usuario” mediante mapas compartidos, “padrón único” y participación efectiva de la ciudadanía.

DEMAGOGIA GUBERNAMENTAL=POBREZA Y MARGINACIÓN EN LA SIERRA NORTE

 

Municipios y Pueblos “Mágicos”

 

Población

2015

 

Año Nombramiento

 

Grado de

.Marginación

% Pobla 15 años ó + sin / primaria % PEA con Ingreso  2  s.m. Visitantes

2014

Cuetzálan 50 675 2002 Muy Alto 38.09 77.24 120 mil
Chignahuap 61 769 2012 Medio 30.86 65.75 1 millón
Huahuchinan 104 302 2015 Medio 27.38 57.23
Pahuatlán 21 999 2012 Muy Alto 44-16 82.92 160 mil
Tlatlauquitep 54 945 2012 Medio 30.08 67.14 36 mil
Xicotepec 80 665 2012 Medio 29.36 64.17 35 mil
Zacatlán 81 408 2011 Muy Alto 26.87 62.11 900 mil
Tlaola 21 154 Alto 53.08 79.17
Jopala 13 868 Muy Alto 51.79 79.97
Naupan 10 357 Muy Alto 43.33 85.71
Edo.Puebla 6 168 883   Alto 25.13 52.45

Fuente: Elaboración propia en base a: Coneval—Conapo 2015. Portal-COITEG –Puebla

El saldo desastroso de la falta de planeación es que, catorce de los 29 municipios que obtuvieron la declaratoria de desastre tras el paso de la tormenta tropical “Earl tienen un grado de marginación “muy alto”, y ahí destaca Tlaola con siete habitantes muertos y seis desaparecidos, así como Naupan con seis decesos.  En los municipios que podrán obtener recursos para mitigar los daños del meteoro habitan 750 mil personas, distribuidas de norte a sur de la entidad y colindantes con el estado de Veracruz. Asimismo del total de población, 430 mil están considerados como pobres y la mitad de ellos padece además un rezago educativo. La tragedia no llego con este desastre natural, la tragedia es la vida diaria de la sierra norte de Puebla.

Con cuarenta decesos reconocidos, la demagogia gubernamental anuncia que se aplicaran $ 60 millones de dólares por el FONDEN, algo así como 1 mil 140 millones de pesos a un tipo de cambio promedio de 19 devaluados pesos por dólar estadounidense. Existe un Programa de financiamiento para la Infraestructura y la Seguridad Pública de los Estados (PROFISE)  por  $ 75 millones 266 mil 659 pesos en 2016 y, el Fondo de Reconstrucción de Entidades federativas (FONREC) por $ 24 millones 622 mil 518 pesos (Ley de Egresos 2016).

Es decir serian $ 65 millones 257 mil 325 pesos dirigidos a la contingencia  del 6 de agosto del presente año. Sin embargo la Deuda reconocida por el gobierno es de $ 8 mil 608 millones 735 mil 349 pesos ó sea, $ 453 millones de dólares 091 mil 334; El MIB $ 7 mil 280 pesos es decir,  $ 383 millones 157 mil 895 dólares Usd; o el fideicomiso EVERCORE del I.S.N. por más de 8 mil millones de pesos en donde está hipotecada la deuda por PPS o sea: $ 421 millones de dólares.

De acuerdo con los datos publicados por el Comité Estatal de Información Estadística y Geografía del Estado de Puebla (Coiteg), Tlaola tiene una población con estimaciones propias de 21  mil 154 habitantes y “Muy Alta” marginación. En cuanto a la medición de la pobreza hecha por Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en este municipio hay más de 10 mil 400 habitantes en condición de pobreza, de los cuales 5 mil 383 (45.34 por ciento) se encontraban en pobreza extrema y 5 mil 17 (42.25 por ciento) en pobreza moderada. Además en 2015 el Coneval reportó que 11 mil 229 personas presentaban rezago educativo en Tlaola (53.08 por ciento).

En Naupan, municipio en el que hasta el momento se reportan seis fallecimientos, la población total es de 10 mil 357 personas, y de ellas 5 mil 973 se encuentran en pobreza, de las cuales 2 mil 851 enfrentan la del tipo extremo y 3 mil 122 la moderada. Además, en este municipio 4 mil 488 personas padecen rezago educativo (43.33 %).

gal_9865_Puebla-33-muertos-tormenta-tropical-Earl-Rafael-Moreno-Valle-5

En la lista de 14 municipios con grado “Muy Alto” de marginación y que alcanzaron la declaratoria de desastre por parte del gobierno federal, también se encuentran: Chichiquila, Chiconcuautla, Chilchotla, Coyomeapan, Eloxochitlán, Jopala, Pahuatlán, Quimixtlán,San Sebastián Tlacotepec, Tlacuilotepec, Tlaxco y Zoquitlán. En tanto, los ayuntamientos de Atempan, Hueyapan, Lafragua, Tlapacoya, Tlapacoya y Zihuateutla están considerados con un grado de marginación “Alto”. En estas comunidades todavía no se tiene el reporte de los daños o si existen víctimas por el fenómeno meteorológico. Con marginación media Huauchinango y Xicotepec

Huauchinango, que tiene al menos 30 muertes por los deslaves que provocó Earl, registra un grado de marginación “Medio”. El ayuntamiento gobernado por Gabriel Alvarado Lorenzo tiene una población de 104 mil 302 personas, y de acuerdo con el Coneval, 54 mil 533 viven en pobreza (65.90 por ciento), de las cuales 17 mil 884 (21.35 por ciento) están en un grado extremo, y 36 mil 649 (43.74 por ciento) en moderado. En tanto que el rezago educativo llega a 28 mil 5588 habitantes. En Xicotepec, localidad que registró un fallecimiento, el total de población que el Inegi contabilizó en 2015 es de 80 mil 666 habitantes, y el rezago educativo afecta a 18 mil 476 personas. Del total de habitantes, 54 mil 533 padecen pobreza, lo que equivale al 75.44 por ciento de la población. Otros municipios que también contarán con ayuda del gobierno federal para reparar los daños que dejó Earl y que se encuentran dentro de un grado de marginación media son: Chignautla, Guadalupe Victoria, Teteles de Ávila, Tlatlauquitepec, Yaonáhuac, Zacapoaxtla y Zacatlán. Los promedios de pobreza por ingresos están por arriba de la media estatal por lo que se muestra que zonas enteras como la sierra norte en general registran niveles de marginación insultantes que, los hace presa expuesta para los embates hidroclimátológicos que año tras año se registre rebasando el asistencialismo gubernamental.