Breve Estudio Teórico Del Desarrollo Histórico De La Concepción De Estado

AUTOR: Isaac Emmanuel Palestina Duarte

isaac

En la navegación el timón no se le confía a quien aventaja a los demás por su nacimiento o riquezas o aspecto físico, sino a quien es superior por su pericia en el pilotaje, en la vigilancia, en la rectitud.     (Erasmo de Rotterdam)

INTRODUCCIÓN

El estado se ha comprendido de diversas formas a lo largo de la evolución histórica del hombre; cada momento ha agregado o exceptuado un elemento de este. Así Platón lo ve como mecanismo de poder, San Agustín como un medio para llegar a un fin, Maquiavelo como forma de gobierno, que debe perdurar ateniendo su estudio a la acción política. Para vislumbrar la interpretación filosófica del Estado, es necesario estudiar a los principales teóricos de la Filosofía Política, lo que nos interesa saber es: ¿Cómo se ha desarrollado la concepción histórica del Estado en los principales teóricos de la filosofía política? de lo contrario, no podremos comprender el pensamiento político de los autores y tampoco como se comprende ahora.

El cuadro siguiente, es el que ordena nuestro estudio temporalmente, primero estudiaremos el pensamiento de los Grecolatinos, que serán fundamentales para los “Estoicos” y “Patrísticos”, que a la llegada del Renacimiento se quita como centro a dios y se coloca al hombre, habrá una corriente llamada “Humanismo”. Como contraposición y primer estudio meramente de la acción política, veremos a Maquiavelo.

A lo largo del pensamiento político ha habido dos concepciones del Estado y de la vida misma, una ideal y otra real, queda asentada esta distinción en “El mito de la caverna” de Platón. Hay una mezcla de ideas, durante la edad media; en el Renacimiento hay dos corrientes una humanista y otra pragmática, una que habla de lo que debiera ser, y otra que nos dice lo que es, donde refleja el verdadero campo de la política en su tiempo.

 

image
Recuperado

 

 

I.II El Estado Ideal

La República” (2007) de Platón, es fundamental para comprender el pensamiento idealista de la interpretación filosófica. Sócrates a través de Platón en la República indagó sobre la justicia, el estado ideal y los tipos de Estado.

El Estado, surge por las necesidades de los hombres (alimento, vivienda, vestido), estos al descubrir que es más fácil cubrirlas a través de la organización por manadas, crean sistemas que permitan hacerlo cada vez más fácil (para cazar, recolectar frutos, etc.). Al poder dominar la agricultura, los humanos entran en un proceso constante de progreso, continuo e infinito.  Cuando estas necesidades son cubiertas, surgen otras necesidades, se desarrolla en particular la capacidad de razonar, para mejorar el sistema, al surgir está en el hombre surgen vicios, el lujo, con este la avaricia, la envidia, la injusticia. Los grandes pensadores creen que el Estado ideal es aquel que alcance “la justicia”. Es de saberse que hay distintos tipos de Estado, pero en cualquier tipo de Estado es necesaria la intervención de un gobernante o legislador, ¿entorno a esto cual debe ser la esencia de estos? nunca llego a una definición como tal de la justicia, pero el habla de que el objetivo de lo público es el bien común. Por tanto el objeto ideal del estado, es aquel que vea por el bien común.  Para Hans Kelsen en su “Teoría General del Derecho y del Estado” (2014), “La justicia es un ideal irracional. Por indispensable que sea desde el punto de vista de las voliciones y de los actos humanos, no es accesible al conocimiento. Considerada la cuestión desde el punto de vista del conocimiento racional, sólo existen intereses y, por ende, conflictos de intereses.” (Kelsen, 2014)

Para Platón el Estado es un análogo a la forma de gobierno, y lo que cohesiona a este Estado es el miedo y la necesidad mutua entre individuos “Por su naturaleza no es uno solo, sino que comprende dos Estados, compuesto de ricos uno y de pobres el otro. Que moran sobre el mismo suelo.”(Platón2007). La mejor forma de gobierno para él será la Aristocracia y las demás formas de gobierno llegaran por una revolución circular que la hará empezar de nuevo. Esta Aristocracia se degenera en Timocracia, luego en Oligarquía, después en Democracia y está en Tiranía. Y que este está alejado de la Monarquía “729 veces”, pues la distancia de la monarquía a la Timocracia son 3, formas, de esta a la democracia son otras 3, y 3 al cubo, nos da ese resultado. Ramón Xirau nos dice que:

“Tal es el Estado perfecto en que soñaba Platón, algunas veces al hablarse de comunismo en relación con su teoría de la propiedad y la familia, se ha querido identificarla teoría platónica con el socialismo y comunismo del siglo XIX y XX. Nada sería más erróneo. Para Platón la comunidad de bienes solamente puede aplicarse a las clases más altas. El pueblo, esencialmente productor, es también esencialmente propietario.” (XIRAU, 2007).

En el libro VII de la República, nos encontramos con la justificación filosófica del idealismo Platónico, un mundo de sombras (sensible) y otro que representa el mundo de las ideas (inteligible); el primero es en el que nos encontramos de lo que es pero no es, de la representación física de la idea perfecta, por tanto existe y no existe. El individuo debe buscar más que comprender las sombras acercarse a la luz, de lo contrario cuando la vea quedara ciego. El individuo que conozca la luz sabrá que es la justicia y será el indicado para gobernar al Estado, pues será el rey filosofo. Sólo él sabrá llevar el estado hacia la justicia.

“Es indudable que la preocupación fundamental de Platón fue la de encontrar una forma de vida feliz para los hombres, (…) De ahí que la moral y la teoría del Estado necesiten de una metafísica previa, de una teoría sobre el qué del hombre y el universo (…) previa a la metafísica se sitúa así una teoría del conocimiento donde Platón explica los orígenes de nuestras ideas y trata de precisar la verdad” (XIRAU, 2007).

 

nb016
Recuperado

 I.III Estado no es gobierno

 El espíritu científico ha tenido un desarrollo paralelo, al desarrollo del hombre, pues el conocimiento es propio de este. Aristóteles en “la Política” (2007) nos habla sobre la naturaleza del humano, así pues el humano por naturaleza es un hombre social, tiene que vivir en sociedad, configurar las normas, leyes que ayuden al progreso, y regulen las conductas de los hombres para vivir en armonía. Aristóteles, en este mismo libro, nos dice que el hombre pertenece a la naturaleza y es un animal que se encuentra por encima de los animales, por su capacidad política “Tó swom politikóv” todo hombre es político por naturaleza quien no, es un animal o un semidiós. Respecto a esto me parece importante mencionar que aquí se está generalizando el concepto de hombre, pues para participar de lo público el menciona que uno debe ser ciudadano. “La naturaleza, teniendo en cuenta la necesidad de la conservación ha creado a unos seres para mandar y a otros para obedecer” (Aristóteles, 2007). Así pues los que obedecen no tienen esta capacidad, por tanto el Estado y el gobierno siempre serán excluyentes, y de esto se ha reproducido un prejuicio entorno a la capacidad distintiva del hombre.

Define a la justicia como: “una necesidad social, porque el derecho es la regla de vida para la asociación política, y la decisión de lo justo es lo que constituye al Derecho.” En esto cabe resaltar la distinción semántica entre ley y derecho, derecho es lo intrínsecamente justo, y ley, es toda norma que es reconocida por la autoridad. El estado debe buscar el Derecho.

El origen del Estado es  la familia, el conjunto de familias es la asociación del Estado. Y el Gobierno “No es más que cierta organización impuesta a todos los miembros del Estado” (Aristóteles, 2007). La constitución de dicho Estado será la identidad de este, así pues Estado es sólo aquel que busque el Derecho, Gobierno será el que sea impuesto y se desvincule de la justicia. Por lo tanto hay estados puros y estados corruptos, con gobiernos recíprocos.

Estado puro Estado corrupto
Monarquía: Gobierno de uno solo, tiene por objeto el interés general. Tiranía: Sólo tiene por fin, el interés personal del monarca,
Aristocracia: Gobierno de la minoría, el poder está en manos de los hombres de bien, ya que porque el poder no tiene otro fin que el mayor bien del Estado y los asociados Oligarquía: Tiene tan sólo en cuenta el interés particular de los ricos.
República: Gobierno de la mayoría en bien del interés general. Demagogia: Sólo tiene en cuenta a los pobres.

 

Otro elemento primordial que se discute en la política es el de la soberanía, ¿qué es la soberanía?, nos dice que “debe pertenecer a las leyes fundadas en la razón y que el magistrado, único o múltiple, sólo debe ser soberano en aquellos puntos en que la ley no ha dispuesto nada” (Aristóteles, 2007) por tanto es una facultad del rey. A demás agrega sobre las leyes que: “Son en relación al Estado (…) las leyes son necesariamente buenas en los gobiernos puros, y viciosas en los gobiernos corruptos.” La ley pues al igual que el Estado es excluyente, por lo menos así lo demuestra “La legislación necesariamente debe recaer sobre individuos iguales por su nacimiento y por sus facultades. (…) la Ley no se ha hecho para seres superiores, sino que ellos mismos son la ley. Sería ridículo intentar someterlos a la constitución” (Aristóteles, 2007). La soberanía pues es una facultad propia de la autoridad política del Estado, que es la decisión que está por encima de la ley y que actúa cuando esta se encuentra en contradicción es pues el derecho supremo del rey sobre los ciudadanos.

“El pensamiento realista de Aristóteles tenía que traer consigo necesariamente, la crítica a la construcción utópica de platón (…) con este pensador se cierra la parte más importante del ciclo evolutivo de la ciencia política  en Grecia, en el que ya advertimos un considerable adelanto y encontramos multitud de principios que posteriormente fueron reelaborados y aprovechados por otros ingenios en la formulación de sus doctrinas políticas.” (Porrúa, 1994).

Así pues se contrasta una visión ideal con una real de la ciencia política, y que ambos serán fundamentales en el porvenir de la Teoría del Estado y la Ciencia Política. Cimientos en sí de nuestra materia.

image_1165_1_279121.jpg
Recuperado

I.IV La gloria para el rey justo

Para Cicerón es importante una vinculación del individuó con su patria, y del Rey con el conocimiento, y la práctica. Conocimiento, es la acción que efectúa un individuo para apropiarse de la razón de ser de un objeto, esta razón es intangible y se representa a través de objetos o del mismo dialogo. Cicerón en el diálogo sobre la república menciona que “Platón indagó las causas, y configuro una ciudad más deseable que posible”. (Cicerón, 1991). Aquí plasma su carácter práctico, y real de la interpretación que él tiene y centra su estudio en la “Teoría Política” Y no basta tener fortaleza en la teoría si no se practica”.

Con Cicerón se presenta una interpretación, empírica en la que se reflexiona sobre lo más conveniente para la “República”, y sobre las aptitudes que debe tener el Rey, sobre la ciencia política opina que:

“Esta materia, como hemos tenido la suerte de haber conseguido algo de fama como políticos y, a la vez cierta aptitud para tratar la ciencia de los asuntos civiles, (podemos) tener autoridad, no solo por la práctica, sino también por la dedicación al estudio y enseñanza” (Cicerón,1991).

El marca un nexo entre el estudio y la práctica, porque el que mejor convine estas dos, será el que pueda aplicar los conocimientos a la dirección de su patria. En ese sentido más que preocuparse por la evolución del Estado, o de una definición conceptual de este, se preocupa por la acción pública, así pues él define a la República

“es lo que pertenece al pueblo; pero pueblo no es todo conjunto de hombres reunido de cualquier manera, sino el conjunto de una multitud asociada por un mismo derecho (…) debe regirse para poder perdurar, por un gobierno (…)  cualquier gobierno puede ofrecer cierta estabilidad, siempre y cuando no interfieran injusticias y codicias.” (Cicerón, 1991).

El  Estado para Cicerón es una asociación de individuos que comparten una identidad cultural y se rigen por un gobierno, que debe buscar el bien común, cuando este se degenera, El estado entrara en  el “recorrido como circular de los sucesivos cambios de repúblicas” en un juego de ciclos políticos en el que siempre se restructura el gobierno en declive para surgir de nuevo como una forma pura. Recomendó como mejor forma de gobierno aquella que logre ser el perfecto intermedio entre: Monarquía, Aristocracia, y Anarquía. Considera que el mayor premio del buen rey, no es terrenal, sino que en los cielos hay un lugar para ellos, que se representa en la tierra como la gloria.

“Para todos los que hayan conservado la patria, la hayan asistido y aumentado, hay un cierto lugar determinado en el cielo, donde los bienaventurados gozan de la eternidad” (Cicerón, 1991).

image_1165_1_234690
Recuperado

I.V La clemencia, ingenuidad o virtud

Seneca plantea la importancia que tiene un rey para un Estado, a su vez la importancia de los ciudadanos. Se refiere a que el rey debe ser clemente, pues una virtud digna del gobernante saber perdonar, pero no eximir.

 “Yo soy árbitro de la vida y muerte de los pueblos, en mi mano está la suerte y situación de todo individuo; por mi boca, la fortuna manifiesta qué quiere conceder a cada uno de los hombres” (Seneca, 1998).

Por la responsabilidad que tiene el gobernante, debe considerar los errores humanos: “Todos ponen la misma esperanza en la clemencia, y no existe nadie que este tan convencido de su inocencia que no se alegre de que ante su vista se a clemencia dispuesta a ocuparse de los errores humanos”. (Seneca, 1998)

El gobernante debe actuar conforme a su criterio de la clemencia, dado que la culpa de los hombres en ocasiones es por causa de la verdadera inocencia, pero como comprobar que un sujeto es inocente, y cuantos inocentes hay y ha habido que no lo han podido probar, además algunos gobernantes pueden usar la clemencia con fines políticos y no humanos, por tanto lo que se debe aplicar siempre para asegurar el funcionamiento de la sociedad es el derecho que impere en una determinada sociedad. La ley en ocasiones es ajena al Derecho, pero es más confiable que la actitud de un hombre, que por capricho, puede condenar o eximir de la verdadera responsabilidad.

Establece que en la sociedad hay un acuerdo colectivo entre individuos y estado, que se representa a través del rey, que los individuos deben proteger a este, pues muerto, se disuelve este acuerdo;  para que los ciudadanos puedan defender a su soberano por amor y no por temor es necesario que un gobernante sea clemente, más yo considero que debe aplicar la ley, que estas leyes deben ser guiadas a los intereses populares, para que este adquiera el reconocimiento sin ser clemente simplemente aplicando la ley.  Sobre el gobernante agrega que es el alma del estado y su cuerpo es el Estado,

Insisto que un Estado no puede llevar por los sentimientos del  gobernante, o por actitudes que se consideren nobles, sino por actitudes racionales que beneficien a su pueblo, por lo tanto el gobernante debe tomar decisiones políticas, adecuadas al Derecho y a la justicia social. Al gobierno no se le debe tener miedo ni amor, simplemente se le debe confiar, y la forma de ganar esta confianza es aplicando la ley indiscriminadamente, de lo contrario, provocaría miedo, después odio, del sentimiento de amor a su polo la decepción, odio.

“Del mismo modo que los amos crueles se ven señalados por la ciudad entera y son odiados y detestados, así la injusticia de los reyes es  más ostensible, y la marca de la infamia y el odio se transmite a los largo de los siglos… Reconoceremos que es tanto más bello y magnifico cuanto mayor sea el poder que ponga al servicio de los demás, poder que no es lógico que sea nocivo si atiene a las leyes naturales.”(Seneca, 1998).

Seneca define a la Clemencia, como: “el control interior cuando se tiene el poder de vengarse, o la comprensión de un superior frente a un inferior al decidir una pena”.  Lo que se contrapone con la realidad; un gobierno no debe ser ni cruel ni clemente, ambos extremos caen en riesgo de error, por confiar en la convicción de un hombre, en ese sentido, lo justo es la ley. Sin embargo en la época en la que se escribe este tratado, era una concepción distinta y los métodos políticos eran diferentes.

*La segunda parte de este ensayo se publicara próximamente.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s